Excursión al Polideportivo

Y llegó el gran día, una mañana repleta de emociones. Con solo mirarles podíamos sentir el entusiasmo y las ganas por salir a disfrutar de nuestra primera excursión. En sus caras se veía una resplandeciente sonrisa, permanente en todo momento, en especial cuando vieron el gran autobús aparcado en la puerta.

Con asombrosa agilidad fueron subiendo y escogieron el sitio, una vez estaban todos listos y con el cinturón abrochado, pusimos rumbo al polideportivo.

Más

Anuncios